Tag

  • Una vez más me encontraba ante un directivo ambicioso, brillante, exitoso pero que su empresa, una multinacional, le había incluido en un programa de coaching para los miembros del Comité de Dirección. Tras varias huidas, excusas y justificaciones encontramos por fin la oportunidad de sentarnos a iniciar el proceso. “A ver, ¿para qué necesito yo un proceso de coaching?. Sí, he leído, me parece interesante, pero no creo que sea lo que necesito, o al menos no creo que lo necesite en este momento”, me planteó nada más iniciar la reunión. Ciertamente era un caso cada vez menos frecuente, puesto que el coaching ya ha ido convirtiéndose en algo común (aunque muchas veces manipulado, distorsionado y adaptado a cosas que no tienen que ver con el coaching). Hoy en día, los dire

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *