Tag

  • Queso vs Fish

    La lectura del libro “Quién se ha llevado mi queso” junto con mi pasión por el cambio, hizo que en muchas ocasiones, la mejor o la única solución que veía a un problema era eso, cambiar, que tal vez y si hacíamos un análisis profundo podría traducirse en huir. Sin embargo, cuando leí el libro “Fish” se me rompieron los esquemas. La lección que quería mostrar dicho libro era “aprende a disfrutar en donde estás”. De ahí que desde entonces siempre haya tenido este dilema : ¿”Queso” o “Fish”? o traducido: ¿”Cambio” o “Mejora y/o Aceptación”? Y esto es lo que se me plantean en muchas de las sesiones de coaching. A veces vienen clientes queriendo cambiar su situación. Y ello es porque el problema está “fuera” y lo mejor es cambiar. Pero puede suc

  • Si preguntas a un auditorio “¿la gente tiene miedo al cambio?”, la gran mayoría te contestaría muy alto que “SI”. Sin embargo, estoy seguro que todos ellos han tomado decisiones importantes que suponían un importante cambio: emparejarse, un mejor trabajo, un aumento de sueldo, etc. Por lo tanto, no tenemos miedo al cambio, sino a las pérdidas que podemos percibir. Lo que también habría que plantearse es ¿qué pérdidas tendremos si no cambiamos? Y los tiempos actuales, bien son una muestra. Pero por entrar en materia ¿cuándo nos resistimos al cambio? Me atrevería a resumirlo en cuatro razones: 1.- Cuando las pérdidas (poder, dinero, confort, seguridad, etc.) son superiores a las ganancias (un mejor trabajo, más dinero, más ilusión, un futuro, etc.). Y aquí entra la

  • Si nos atreviéramos a poner una puntuación de uno a diez acerca de la satisfacción en diferentes aspectos de nuestra vida personal (conciliación, pareja, hobbies, paz interior, felicidad, etc.), profesional (futuro, formación, gestión del tiempo, etc.) y empresarial (trabajo en equipo, comunicación, relaciones con jefe, etc.), ¿qué nota le pondríamos a cada uno de ellos? Seguramente habría muy diferentes puntuaciones. Descubriríamos que unas son causa y otras consecuencias. E incluso que para mantener alta la valoración en alguna de ellas, hay que pagar un precio. Pero esto nunca lo hacemos. No tenemos tiempo para la persona más importante de este planeta: tu mismo. ¿Qué coste tiene seguir así? ¿Qué ganaríamos o perderíamos si decidiéramos empezar a hacer algunos camb

  • Cuando uno entra en la batalla que es el cambio, automáticamente salen a escena diferentes personajes con los cuales es necesario lidiar. Y gran parte del éxito de ese liderazgo, ya sea político, social o empresarial va a depender de la gestión de este entorno. Dentro de la variedad que nos pueden aparecer me he atrevido a sintetizarlo en seis grupos: 1.- Leales: son aquellos que son fieles a tu persona, independientemente de tus acciones. Son tu auténtico sustento, tu refugio. Sería conveniente que fueran también críticos, para no dejarte ciego de la realidad, pero puedes contar con ellos pase lo que pase. Eso sí, la traición de uno de ellos (o momento “Brutus”) puede ser mortal ya sea en tu estrategia o en tu estado anímico. Es la parte más dolorosa de toda esta aventura.

  • Recientemente en una conversación de piscina (de esas que tenemos en verano) pude contestar a una de esas preguntas que te persiguen durante largo tiempo, y a la que es necesario responder para tomar una decisión, en parte vital. Cuando intentas hacer cambios, automáticamente se generan enemigos. Unos porque pierden poder, otros porque tienen que salir de su área de confort, y otros porque en su estilo de vida está el fastidiar toda iniciativa. Ello genera que se produzcan conflictos y la temperatura (cual olla a presión que cocina una transformación de los ingredientes) aumente. Sin el aumento de esta temperatura no se cocinaría, pero si es demasiada alta, la olla explotaría. El reto del líder es mantener la temperatura en la Zona Productiva de Desequilibrio, tal y como explica

  • ¿Qué está sucediendo en nuestras mentes con esto de la crisis? Considero que hay un elemento que se ha introducido en la vida de muchos que lo está distorsionando todo. Es la “incertidumbre”. Y esto es lo que nos podría clasificar entre agricultores o cazadores. ¿Quienes son y en qué se caracterizan los agricultores? Éstos son personas que han vivido con una cierta seguridad, ya fuera por un patrimonio familiar, un respaldo económico, una plaza fija o una puesto semifijo en algún organismo oficial. Sabían lo que tenían que hacer y estaban seguros que el mes que viene seguirían en el mismo sitio y haciendo lo de siempre (les gustase o no les gustase). Por otro lado están los cazadores. Estos no saben qué van a comer el mes que viene. Su nivel de riesgo es alto, y viven en

  • ¿Qué es lo que suele hacer un nuevo jefe cuando llega al nuevo puesto? Caben tres opciones: 1.- Llegar arrasando con nuevas ideas sin consultar previamente. Su objetivo es impresionar a base, muchas veces, de "paridas" que nada van a cambiar. Es el típico intento de hacerse valer ante quien le ha fichado a traves de cambios que son sólo superficiales o que el tiempo demostrará que no tienen ningún valor. Pero ahí llega nuestro "nuevo conquistador" arrasando cual elefante en una cacharrería. 2.- Cargarse todo lo anterior, como muestra de un gran complejo. Simplemente porque llega nuevo, tiene que destruir lo hecho por el anterior, sin valorar el proyecto. Es la cultura de desmerecer lo que se ha venido haciendo simplemente porque sí. El argumento a veces es que es de otro partido p

  • Un centenar de personas participaron en la noche del jueves 17 de noviembre en la tercera edición de ‘Encuentro para el Cambio’ (ver vídeo), un evento que promueve reflexionar e implementar proyectos y conceptos que serán determinantes en el presente y en el futuro y que en esta ocasión se centró en analizar el poder de la sociedad civil organizada. Organizadas por ‘Ferrer Desarrollo de Directivos’, con el patrocinio de BP e Iberia, y la colaboración del Club Financiero, Apd (Asociación para el Progreso de la Direccion) y el Círculo de Empresarios, la iniciativa tenía como punto de partida establecer si en el contexto socio económico y político actual, la sociedad es capaz de organizar y ejecutar su poder más allá de la cita con las urnas cada cuatro años. ¿Son lo

  • El encuentro, estructurado en torno a tres ponencias y una mesa redonda-debate, se inició con la intervención de Enrique Dans (ver vídeo), profesor de Sistemas de Información de IE Business School, experto en la investigación de los efectos de la tecnología en las personas, las empresas y en la sociedad en su conjunto. Dans, partícipe del inicio del movimiento ‘No les votes’ que derivó, entre otras iniciativas, en el movimiento 15 M, repasó los movimientos sociales surgidos en las redes sociales en distintas partes del mundo en el último año (Túnez, Egipto, Islandia, Portugal, Israel, España) para contextualizar los factores en común y tratar de vislumbrar qué está pasando. En su opinión es evidente que “lo que estamos construyendo no es lo que queríamos o lo qu

  • Por su parte (ver vídeo) Juan Ferrer, formado en la Harvard Kennedy School en el Desarrollo del Liderazgo y especialista en la Formación y el Desarrollo de Habilidades Directivas, se centró en la necesidad de que la sociedad civil pase a la acción con ejemplos concretos de cambios a nivel local. En primer lugar Ferrer analizó el punto de partida: ¿dónde estamos? En la actualidad “la queja” centra el 90% de la actividad social, acompañada de parálisis, de la espera de que sea otro quien resuelva el problema y sin asumir la responsabilidad de que en la iniciativa de cada uno está la posibilidad del cambio. Otro 8% del “poder social” se centra en “reflexionar, pensar qué es lo que hay que cambiar”. En este último porcentaje Ferrer añadió que las propuestas suelen

Etiquetas: , Página siguiente »« Página anterior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *