Juan Ferrer servicios en web

Nueva etapa. Nuevos servicios. En ocasiones la Vida pide cambios. Unas veces es producido por algún evento externo. Otras, por inquietudes internas. ¿Qué hacer con esa “voz interior” o esa “musiquilla” que nos golpea a veces puntualmente y en otras no nos abandona? Cierto es que en ocasiones estorba y en otras decidimos callarla. Pero ahí está, buscando salir.  

Sueño

no es lo que piensas mientras duermes,

sino aquello que no te deja dormir

Tras muchos años ejerciendo como Formador, algo me estaba quitando el sueño. Impartir Formación, no significa que lleguen a interiorizarla a través de su implementación diaria.

El día a día

impide cambiar

el día a día

Los objetivos a corto plazo, las reuniones interminables, los imprevistos y en ocasiones la no asistencia del propio jefe a la formación, impedían que todo ese conocimiento se interiorizara y aplicara en su mayoría.

Diferentes reflexiones fueron bombardeando esa inquietud: busca clientes que crean en lo que tu crees (Simon Sinek) o menos es más (Jerry Maguire), o incluso tu corres para ganar, yo corro para divertirme (James Hunt a Niki Lauda en la película Rush). Todas ellas iban generando que tuviera que realizar un giro de timón en la actividad profesional. Y unos pocos grados, pueden hacer que recorras caminos diferentes y acabes en destinos no imaginados.

¿El resultado? Cuatro actividades que suponen alinear conocimiento, experiencia y sobre todo, esa pasión por la consecución de resultados:

CONSULTORÍA IN-HOUSE + “INTERIM MANAGEMENT”

Para muchos les sonará desconocido el concepto “Interim Management”. Consistiría en algo parecido a “alquilar un ejecutivo”, puesto que no está para quedarse. Se trata de un servicio para afrontar un cambio. A diferencia de la consultoría, cuya principal labor es asesorar, el “interim manager” entra a formar parte del equipo directivo de la empresa por un periodo determinado, con la responsabilidad ejecutiva de conseguir el objetivo. Aportan conocimiento, experiencia y su rentabilidad está en que trabajan por un periodo corto, con un objetivo en concreto y una vez conseguido, termina la relación profesional.

Esta vinculación supone un compromiso en el logro de objetivos. Ya no sólo se explica cómo hacer, sino que el trabajo es ejecutar el cambio solicitado.

(Ver enlace)

SPEAKER

En línea con lo anterior, las temáticas y contenidos de las conferencias, van enfocadas a compartir conocimientos y experiencias en materias de motivación, liderazgo y gestión del cambio:

  • Cómo ser líder de ti mismo
  • Gestión del cambio: cómo liderarla sin resistencias
  • Las tres dimensiones para crear una Cultura “Agile”
  • Los tres liderazgos para un mundo en cambio constante
  • El arte y la ciencia de Motivar: qué nos motiva de verdad y errores a evitar
  • Transformación Cultural: qué es y cómo implementarla
  • Cambios de paradigmas en el Management
  • El viaje “emocional” del emprendedor a través del cine

(Ver enlace)

COMITÉS DE DIRECCIÓN

En los Comités de Dirección, es frecuente trabajar más como grupo que como equipo. La propia estructura jerárquica y piramidal, añadida de cierta rivalidad, hace que en ocasiones se trabaje más como departamentos silos que como equipo de alto rendimiento: intereses contrapuestos, ambición por un futuro puesto, cultura competitiva, etc., hace que se compita en lugar de que se colabore. Y esto contagia la organización. La probabilidad de mimetismo descendente hace que los equipos copien el tipo de relación que predomina en los Comités. De ahí la importancia de que existan buenas relaciones, acompañadas de empatía, confianza y alineamiento.

En este caso, el objetivo es ayudar en las necesidades del Comité para activar la inteligencia y el liderazgo colectivo y de esta forma crear una nueva cultura, una mayor motivación y un total alineamiento de intereses que les haga trabajar como un equipo de alto rendimiento.

(Ver enlace)

CULTURA AGILE

“Agile” no es Scrum, ni daily meetings, ni post-it en las paredes. Es una filosofía con una serie de principios que impregnan diferentes marcos de trabajo y formas de producir valor. El objetivo es crear una organización que sea rápida, ágil, reactiva (más que adaptativa) y anti-frágil (cada crisis la hace ser mejor).

Y para ello, es necesario que toda la organización conozca, entienda y aplique dichos principios, traduciéndolo en unas formas de trabajar, comunicarse, participar y entregar valor que marca la diferencia de los tradicionales modelos de trabajo. 

(Ver enlace)

En resumen, había que hacer un nuevo planteamiento que generara más y mejores resultados. Y el cambio ha sido potenciar la Consultoría-in-house y en algunos casos actuar como Interim Manager en proyectos concretos y delimitados en el tiempo. Esto significa meterse en la empresa, formar parte de ese equipo que desde la Dirección intentan cambiar el rumbo, la cultura o la forma de trabajar.

Sin más, se abre una nueva etapa, más remangado, más involucrado si cabe y sobre todo más enfocado en terminar lo que se empieza.