Si no haces algo, acabarás como los que criticas

Si no haces algo, acabarás como los que criticas

Acabo de terminar una sesión de trabajo en una institución de la cual no me acuerdo de su nombre… Lo importante es lo que he visto y hemos aprendido.

Es frecuente encontrarse con organizaciones paralizadas. Están contaminadas de la apatía, la queja y el victimismo. Es terrible intentar cambiar actitudes cuando percibes desánimo,  parálisis emocional y la sensación de que todo lo que se haga no servirá de nada.

Lo cierto es que se encuentran con una casta de jefes y superiores que piensan más en la jubilación, en sobrevivir y en continuar hasta ahora (aunque sea mal) que mejorar la situación existente. Entonces, me preguntan, “¿para qué hacer algo, si en esta reunión faltan los que generan el problema?”.

Y aquí está el problema. Estamos acostumbrados a que surja un jefe, alias Mr. Solucionator, que nos traiga respuestas y soluciones a nuestra situación. Y cuidado. Si las propuestas no son buenas, entonces lo crucificaremos. Es la cara terrible del victimista.

Pero les puse este vídeo, ya muy conocido pero que venía como anillo al dedo, y realmente causó un silencio, lo que se traduce que sus neuronas captaban el mensaje.

¿Qué podemos aprender de esta escena?

– Si esperamos a que alguien nos resuelva el problema, ahí seguirá siempre

– Hace falta en ocasiones, dar un paso y otros nos seguirán

– Existe mucha buena gente apática que no dará el primer paso, pero sí el segundo

– Hasta los críticos se unirán cuando la cosa se mueve y se prevé que el cambio funciona

– Hay que pensar como “niños”: lo divertido está en intentarlo

– Los “viejos” (en este caso la policía) no moverá un dedo por cambiar las cosas

– Mi mejor aportación es la acción. Basta ya de observar, analizar, criticar o esperar a que otro me lo resuelva

– Mi pequeña acción puede ser catalizador de otras.

Y para terminar, quedó una píldora en la sala:

“si no cambian, acabarán comportándose igual que los que critican”

It´s up to you!

Coments 8

  • Yolanda Hernández

    13/3/2013 Responder

    Como siempre inspirador Juan 😉 . Enhorabuena por esta píldora de sabiduría que muchos necesitan para ponerse en marcha.
    Saludos

    • Luis Miguel Arganza Puente

      13/3/2013 Responder

      Muy bueno el vídeo, Juan. Muy explicativo de muchas cosas que suceden en el día a día. De todas formas, también sucede que en ocasiones eres tú solito quien quiere mover el árbol. ¿Alguna sugerencia en forma de vídeo o visual o de comentario para esta otra opción?.
      Un abrazo.

      • Juan Ferrer

        13/3/2013 Responder

        ¿Mover solito el árbol? Para mi y por experiencia, ¡IMPOSIBLE! Porque seguramente habrá francotiradores escondidos que te dispararán si lo mueves, pues a lo mejor pierden con ello. Mover algo es agotador, y hay que buscar aliados que a) te ayuden b) te protejan y c) sumen a otros.

        Lo de ir de super héroe supone caer el primero, pues mientras tu trabajas por mover el árbol, otros están trabajando para que tu caigas. Así que a buscar apoyos!!

        Un abrazo y gracias por la reflexión

    • anonimo

      13/3/2013 Responder

      manzanas podridas….. 🙁

  • Agustín

    4/4/2013 Responder

    Buen trabajo! Juan. Llega.

    • Juan Ferrer

      10/4/2013 Responder

      De nada Agustín! Me alegro!!!!!

  • karisan

    10/4/2013 Responder

    pues sí, lo comparto, me niego a sentir derrota en plena batalla… Cada vez entiendo menos mi entorno… no veo mas que crispación por todo y tirándose trastos los unos a los otros, buscando culpables y nadie, y digo NADIE hace nada… es una postura ¿cómoda?, ¿derrotista?…quizás por mi carácter, quizás… pero me niego a entrar en el juego… y este video me da fuerza y razón… Gracias, ha sido refrescante.

    • Juan Ferrer

      10/4/2013 Responder

      De nada “karisan”! Lo cierto es que hay rodearse de un entorno que conecte, potencie y estimule el espíritu que tenemos. Ello nos obliga a ser selectivos! Y para eso hay que ser también valiente!!!

      Saludos

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *