Primer paso para el liderazgo: ¡ESTAR HARTO!

Primer paso para el liderazgo: ¡ESTAR HARTO!

Liderar no supone hacer las cosas bien. Liderar es gestionar el cambio y esto supone romper con el pasado, mover a la gente de su zona de confort, evolucionar hacia otra forma de pensar o de trabajar. Y siempre hay resistencia.

La gente no tiene miedo al cambio. ¡Tiene miedo a lo que puede perder con el cambio! ¿O acaso no estaríamos encantados todos de cambiar si supiéramos que vamos a ser más felices, a tener un mejor trabajo o a ganar más?

Por eso, liderar es asumir riesgos. ¿Por qué asumirlos? En alguna ocasión el espíritu inquieto hace que la gente se implique en el cambio, pero en la gran mayoría de los casos, la gente que se atreve a liderar es porque esta HARTA de que las cosas sigan como están. Hartos de la incompetencia, de la injusticia, del mal funcionamiento de mi departamento, de una relación que no funciona, etc.

Y este hartazgo debe llevar a la acción, a hacer algo para que las cosas no sigan igual. No importa si es a gran o pequeña escala. Puede ser en una comunidad, en una empresa, en una asociación de vecinos o en un colectivo. Tal vez pensemos que para liderar hacen falta cualidades “especiales”. ¡Mentira! O ¿acaso no hay líderes de todo tipo (altos, bajos, guapos, feos, inteligentes y no tan inteligentes, ricos, pobres, poderosos, humildes, etc.)? Son gente que seguramente no se vieron jamás como líderes pero que algo les rompió, ya fuere la muerte de un ser querido, una injusticia o simplemente el estar hartos de una situación que debía cambiar.

Sería infinita la lista de personas que desde su pequeña tribu en Guatemala, o en su barrio en Nueva York o desde el departamento de una empresa se atreven a dar un paso al frente. ¿Cuánto soportaremos antes de estallar? o tal vez ¿nos tienen distraídos y seducidos para que no nos levantemos?

Coments 5

  • Layla

    25/3/2010 Responder

    Gracias, me ha encantado

  • Sr. Dutón

    25/3/2010 Responder

    ¿nos tienen distraídos y seducidos para que no nos levantemos?
    Esta pregunta me da que pensar, porque a veces no se precisa mano de hierro para aplacar ánimos, sino tener a alguien narcotizado con cualquier otra cosa.

  • Estefanía

    26/3/2010 Responder

    Somos muchos los que estamos hartos, pero muy pocos los que se atreven a hacer algo, por pequeño que sea. En el artículo se menciona “el miedo a lo que podemos perder con el cambio”, y creo que este punto es clave (de ahí que estemos “narcotizados”).
    Recuerdo en una empresa para la que trabajé que alguien estaba realmente harto con su situación laboral. Llevaba trabajando años en esa empresa, conocía muy bien a sus superiores directos y por supuesto, sus funciones. Se mostraba irritado, intratable, e incluso desagradable. Siempre me pregunté por qué no se buscaba otro empleo y se marchaba… pero claro, hacerlo implicaba realizar una búsqueda, asumir nuevos retos laborales, otros compañeros, otro… lo que fuera (por no hablar de que perdía el derecho a su indemnización porque no es un despido…)
    No sé si sigue esperando a que le despidan para, por fin, marcharse, dejar de estar harto, tener mejor disposición y comenzar en otro lugar. Me encantaría preguntarle si le ha valido la pena…

  • Juan Ferrer

    28/3/2010 Responder

    Es por ello que la gente tiene miedo a pensar, a replantearse su estilo de vida, a cuestionarse si podría vivir de otra manera. Y lo curioso es que hasta podrían utilizar las matemáticas para reaccionar… Por ejemplo, imaginemos que vamos a vivir 40 años. Si los multiplicamos por 53 semanas, salen 2.120 semanas. ¿Podríamos emplear 12 o 16 semanas en hacer algo para cambiar nuestra vida? Seguramente en la acción, aparecerían personas, situaciones, “casualidades” que formarían parte de ese cambio!!

  • Manu

    12/5/2010 Responder

    Excelente post, me ha gustado mucho

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *