Tag

  • Los primeros pensamientos que vinieron a mi mente cuando comenzó todo este movimiento del 15M fueron: “se veía venir” y “ya era hora”. Hace no mucho tiempo un buen amigo me recomendó el libro “Sistemas emergentes o qué tienen en común hormigas, neuronas, ciudades y sotware” de Steve Johnson. Y así fue cómo encontré la relación entre dicho movimiento y el moho de fango. Por introducirles en el fenómeno que han “copiado” (si ellos me lo permiten) los integrantes del 15M respecto al moho, éste es un organismo unicelular que se mueve independientemente de sus otros compañeros. Sin embargo, bajo las condiciones adecuadas, se producirá la unión de esas células en un organismo mayor. Por el contrario, si el entorno es menos favorable, el moho de fango se comporta co

  • Extraño título para este post ¿verdad? Sin embargo, si ven el vídeo-resumen sobre cómo la ciudad de Bogotá cambió completamente por el arrojo, la honestidad y la valentía de dos políticos, Antana Mockus y Peñalosa, verán que a veces se requieren gestos radicales para despertar a la gente. Este primer post, refleja cómo Bogotá se encontraba en estado de caos: pobreza, corrupción, violencia, desorganización, desánimo, etc. Y fue en ese momento cuando dos políticos valientes con una característica en común, la independencia, fueron capaces de cambiar la situación de una urbe de ocho millones de habitantes en tan solo unos pocos años. Esta es la historia de líderes, de gente que promovió el cambio en sus dos niveles: a nivel de CONCIENCIA, cambiando valores y formas de

  • ¿Qué te dice este vídeo? ¿Cuáles son tus sensaciones? Lo cierto es que pueden ser muchas. Puede ir desde pena, hasta admiración, pasando (y la que puede servir de argumento para este post) por la de “imbécil de mi, ¿de qué me quejo?”. Muchas veces la felicidad la convertimos en un estado comparativo: conseguí esto-perdí esto, me siento bien-me siento mal. Nos dibujan un objetivo, unas metas y si lo conseguimos podemos decir que somos exitosos y en caso contrario, pues nos quedamos con la sensación de fracaso, desánimo o carencia. Y quien lo dude, que se pregunte ¿cuántas veces no nos hemos dicho a nosotros mismos “seré feliz cuando…”? Y ahí empieza el listado: tenga un trabajo, aumente mi sueldo, tenga pareja, tenga un hijo, éste vaya a la escuela, saque buena

  • El pasado 7 de octubre tuvo lugar el segundo encuentro "Encuentros Para el Cambio"(EPC) cuyo lema era "Hoja de Ruta ante la Crisis". Organizado por Ferrer Desarrollo de Directivos, con el patrocinio de BP y la colaboración del Club Financiero de Canarias, el Círculo de Empresarios y la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), el encuentro buscaba reflexionar sobre qué estrategias hay que aplicar para gestionar los tiempos actuales de crisis. (Pinchar para ver vídeo) ¿Tenemos una estrategia? ¿Sabemos a dónde queremos ir? ¿Estamos a la espera de que "alguien" nos salve o tal vez tenemos nuestros propios "deberes" que no estamos haciendo? ¿Qué ha funcionado que ya no funcionará? ¿Se puede hacer fortuna al margen de la política? Estas y otras preguntas fueron l

  • El director de Caja Mediterráneo en Shanghai, José Antonio Granados, fue el encargado de recordar que pese a que muchos economistas están empezando a pensar que será China (que ha salido indemne de la mayor recesión de los últimos 70 años), quien saque al mundo del agujero en que se encuentra, lo cierto es que el país asiático es un gran desconocido en España, casi en la misma medida en que España está ausente en la conciencia colectiva de China. Durante su ponencia explicó que una imagen del vencedor de La Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 es prácticamente la única referencia de España en China. “La promoción no es fácil como en Latinoamérica, donde existe una lengua y una historia común, y la competencia es mucha”, narró Granados. Y de igual forma, existe

  • Gustavo Medina, director de Inventiaplus, fue el encargado de exponer un ejemplo concreto de una empresa que, “facturando conocimiento e intangibles, vendiendo lo que sabemos”, ha logrado crecer en la adversidad. Narró cómo la entidad nació vinculada al vivero de empresas del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), pidiendo dinero prestado para comprar los dos primeros ordenadores. “En 2008 éramos 6 personas en un garaje de Telde. Dos años después hemos triplicado y ya somos 20 trabajadores”, matizó. (Pinchar para ver vídeo) En este corto pero fructífero espacio de tiempo, Gustavo Medina ha detectado las claves que impiden el crecimiento en este sector. Por una parte, el desinterés de los inversores, que no apue

  • ¿Qué nos dice este vídeo? A menudo nos encontramos con obstáculos en nuestra vida y cuando aparecen hay tres opciones: (1) quejarse y no parar de quejarse, (2) esperar a que otros lo resuelvan (incluso aunque se tengan buenas ideas para solucionarlo) y (3) la más válida, ponerse en marcha para cambiarlo. Es curioso y simbólico, cómo la persona que toma esta actitud es un niño. Los adultos se quedan en sus coches esperando a que alguien les resuelva el problema, o simplemente, activan su cuerpo y su mente, para quejarse. Pero hacer, no hacen ¡nada! Considero que es buen reflejo de nuestra sociedad actual y de otras muchas que han existido. Todos anclados en la queja, en el reproche, en la parálisis, esperando que venga otro a resolverles el problema.

  • “¿Todos los pueblos somos estúpidos?”, es lo que nos pregunta este cabreadísimo presentador de la televisión brasileña. Y esta reflexión va a colación sobre la famosa frase “tenemos los gobiernos que nos merecemos”. ¿Es cierto ello? Aquí se habla de “orgía de dinero público”, pero parece ser que es algo común, me atrevería a decir, a todos los pueblos democráticos y no democráticos (estos sin duda son peor, pues nunca se descubre o hay muy graves consecuencias para quienes lo hacen). Pero ¿saben lo triste?. Pues como dice el enfadado presentador “… y no les va a pasar nada porque este es un pueblo estúpido que no reacciona”. ¿Es realmente estúpido el pueblo? Recientemente leyendo un artículo en El País de Victor Lapuente Ginés (“La paradoja de

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *