Tag

  • He conocido personas que aman estar infelices. Su zona de confort es el "estiércol emocional" que ya llega a no olerles con el paso del tiempo. Insatisfacción continua, victimismo, critica destructiva hacia los demás y hacia sí mismos, envidias, queja constante, etc. ¿Y qué hacen? Nada, o tal vez sí, seleccionar la información, los hechos y los acontecimientos para justificar su estado. Aquí cabrían dos teorías: la primera, "mira el vaso medio lleno en lugar de medio vacío" (¿y si mandamos al carajo el vaso... o sea la comparación?) y la segunda, "aprende a vivir en el presente". Para muchos esto es harto difícil porque su mente entra en la trampa de la comparación, y por otro lado no estamos entrenados para vivir en el presente (permítanme hacerles sólo una pregunta: ¿

  • ¿Qué te dice este vídeo? ¿Cuáles son tus sensaciones? Lo cierto es que pueden ser muchas. Puede ir desde pena, hasta admiración, pasando (y la que puede servir de argumento para este post) por la de “imbécil de mi, ¿de qué me quejo?”. Muchas veces la felicidad la convertimos en un estado comparativo: conseguí esto-perdí esto, me siento bien-me siento mal. Nos dibujan un objetivo, unas metas y si lo conseguimos podemos decir que somos exitosos y en caso contrario, pues nos quedamos con la sensación de fracaso, desánimo o carencia. Y quien lo dude, que se pregunte ¿cuántas veces no nos hemos dicho a nosotros mismos “seré feliz cuando…”? Y ahí empieza el listado: tenga un trabajo, aumente mi sueldo, tenga pareja, tenga un hijo, éste vaya a la escuela, saque buena

  • Estimados amigos, en breve publicaré mi segundo "hijo". En este caso es una novela o novelilla, cuyo título es "Soñé que estaba despierto". ¿De qué va la historia? Aquí les dejo la introducción: . "Esta es la historia de un ser humano (Landon Dark) que cierto día acabó en la cama de un hospital debido a un accidente de coche. En su habitación se encontraría con un viejo (John Iron) el cual llevaba veinte años en coma. Nada se había movido en él durante este tiempo. Sin embargo, John Iron se convertiría en el maestro de nuestro amigo, a través de las diferentes vivencias que ambos experimentaron. ¿Cómo pudo nuestro enfermo aprender y comunicarse con su ilustre maestro en coma? De ello trata esta historia" . ¿Qué les pido? Pues si me podrían ayudar a elegir la portada d

  • Hay historias que resumen una gran lección. En ocasiones nosotros somos los forjadores de la historia, lo cual tiene un alto coste de desconcierto, sufrimiento, incomprensión, sentido de injusticia, etc., hasta que aprendemos la lección y entonces somos transmisores de esa Sabiduría que nos rodea pero a la que rara vez recurrimos. Sin embargo, a veces nos llegan historias en forma de cuento o parábola, en plena batalla (o crisis) que nos hacen ver la situación que vivimos desde otra perspectiva, hasta incluso como algo positivo. Recordemos si no, el famoso discurso de Steve Jobs en Stanford, con su “connecting the dots”. Pero en esta ocasión, he encontrado un vídeo, que relata lo que precisamente puede estar haciendo la crisis en nuestras vidas. Lleva tiempo, pero la lección s

  • Gracias a una buena amiga, Yanira Navarro, he podido disfrutar de esta vibrante ponencia de Benjamin Zander en TED. Si hay una frase que destacaría de su ponencia, aparte de la energía y pasión que transmite, es la referente a lo que realmente un director de orquesta debe hacer: " ... el director de una orquesta, no produce ningún sonido. Su poder depende de su habilidad de hacer poderosas a otras personas.... ... Me di cuenta de que mi trabajo era despertar posibilidades en otras personas... ... ¿Y saben cómo se descubre? Si los ojos de las otras personas están brillando... ... Si los ojos no están brillando, tienes que hacerte una pregunta: ¿Quién estoy siendo, que los ojos de mis músicos no están brillando?..." ¿Acaso esto no debería ser la característica de un

  • PIB o FIB

    Esta es la historia de dos desconocidos, o al menos así parece. Hay algunas personas que sí han sabido integrarlos de una forma equilibrada. Pero en general y observando al mundo, parece que se repelen entre sí. ¿Quiénes son? Usted seguro que conoce al primero. PIB es lo que nuestros economistas han llamado el Producto Interior Bruto. Aquellos que son muy amigos de él, buscan que crezca de manera constante, sea como sea, aunque en muchas ocasiones generen grandes desequilibrios que hipotecan nuestro futuro. Es algo voraz, y se caracteriza por el miedo, porque ¿qué va a suceder si hay otra persona, región o nación que tiene más que la mía? Pues que hará lo que yo haría en su lugar: abusar de esa posición para seguir teniendo más y más. Por otro lado está nuestra tan desead

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *