Archive

  • Hace varios meses, dando una charla en una sala de conferencias, hice el siguiente planteamiento: supongan que mañana reciben un parte médico donde se afirma que les quedan 6 meses de vida. ¿Qué harían? ¿A quién le dirían un “te quiero”? ¿A quién le pedirían “perdón”? ¿A quién mandarían bien lejos? (siendo amables en la expresión) ¿Qué dejarían de hacer? ¿Qué empezarían a hacer? Para mi sorpresa, en medio del silencio sepulcral que se generó, se levantó la mano de una chica a la que invité que hablara, pero prefirió hacerme una pregunta: “¿Me puedo ir?”. Con cara de sorpresa le dije: “Claro que sí, pero acabamos de empezar la charla”. Y de forma sorprendente, y que nunca me olvidaré, me respondió: “Es que me he dado cuenta que tengo q

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *