¿Por qué no cambiamos?: el sistema inmunológico emocional

¿Por qué no cambiamos?: el sistema inmunológico emocional

Los profesores Robert Keagan y Lisa Laskow, tras 25 años de investigación, presentaron en su libro “Inmunity to change: how to overcome it and unlock the potencial in yourself and your organization” un modelo donde explicaban qué hacía que fracasáramos en aquellos cambios, incluso en los que deseados e iniciamos.

Este estudio sostiene que al igual que existen sistemas inmunológico biológicos, que se activan para defender nuestro cuerpo ante un elemento que consideran peligroso, también tenemos un sistema inmunológico “emocional”, que reacciona para rechazar un ataque a nuestro sistema actual.

¿Por qué saboteamos incluso los cambios que queremos hacer? Ellos lo explican a través de los “competing commitments” una especie de “compromisos ocultos que compiten”. Nuestro compromiso consciente, puede estar en absoluta oposición con un compromiso oculto diseñado a protegernos. Es un dilema entre un compromiso consciente y un compromiso inconsciente. Es como tener un pie en el acelerador y otro en el freno. Y ahí está la clave. Hay que detectarlo y trabajar con ello, pues al igual que el sistema inmunológico biológico, el sistema inmunológico emocional, puede rechazar algo que sea bueno para nosotros.

Sirva como ejemplo lo sucedido a un cliente. Tenía ante sí la oportunidad de fichar por una gran empresa. Su sueldo se incrementaría más que notablemente. Tras varias entrevistas todo iba encauzado. Tuvo incluso ocasión de conocer al dueño personalmente. Pero algo sucedió en ese encuentro, que entró en conflicto, sin saber el motivo. En la última entrevista, precisamente con el dueño, me reconoció que había dado todas las respuestas para que no lo cogieran. No entendía por qué. Finalmente no lo cogieron y sintió un extraño alivio. Tras el paso de los años, descubrió que la forma de trabajar de esa empresa y sobre todo, el estilo directivo del dueño, iba a chocar con sus valores y sobre todo, con la libertad que él demandaba para crear y aportar valor. Pero era algo que desconocía en aquel momento de su carrera profesional. Era su “agenda oculta emocional”.

Si no entendemos las razones subyacentes que nos impiden el cambio (incluso aún siendo beneficioso para nosotros), estaremos en una batalla de contradicciones y esfuerzos inútiles, cuya excusa puede ser no tener suficiente motivación, carecer de acompañamiento o falta de voluntad. Lo que realmente sucede es una batalla inconsciente de dos formas de ver el mundo, y donde nuestro sistema inmunológico emocional se activa para defendernos incluso ante lo beneficioso para nosotros.

Lo mismo puede suceder con los equipos o con las empresas. Existen una serie de valores, creencias, mapas mentales o agendas ocultas, que pueden entrar en conflicto subconsciente con el cambio deseado. Y aunque todos se impliquen en el cambio, puede haber temores, miedos, dudas no conscientes que lo saboteen. Ahí está el trabajo, en hacerlas conscientes y desbloquear cualquier percepción que lo frene.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *