Archive

  • He conocido personas que aman estar infelices. Su zona de confort es el "estiércol emocional" que ya llega a no olerles con el paso del tiempo. Insatisfacción continua, victimismo, critica destructiva hacia los demás y hacia sí mismos, envidias, queja constante, etc. ¿Y qué hacen? Nada, o tal vez sí, seleccionar la información, los hechos y los acontecimientos para justificar su estado. Aquí cabrían dos teorías: la primera, "mira el vaso medio lleno en lugar de medio vacío" (¿y si mandamos al carajo el vaso... o sea la comparación?) y la segunda, "aprende a vivir en el presente". Para muchos esto es harto difícil porque su mente entra en la trampa de la comparación, y por otro lado no estamos entrenados para vivir en el presente (permítanme hacerles sólo una pregunta: ¿

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *