Archive

  • Desde hace mucho tiempo he venido escuchando numerosos argumentos en contra de los funcionarios: excesiva cantidad, mala calidad en el servicio, ausencia de su puesto de trabajo, poca eficiencia, excesiva burocracia, etc. Y a decir verdad, algo de todo esto he podido experimentarlo en mi propia persona. Sin embargo, una reciente conversación con un alto funcionario de la administración central me hizo cuestionar, o mejor dicho, matizar, dichos argumentos. A ello se unió un interesante artículo (“Radiografía de los funcionarios en España – El País – 28/5/10) que me ayudó en mi análisis de la situación actual. Esta persona muy amablemente me preguntó: “Juan, ¿los médicos, policías, bomberos, fiscales y abogados del estado son funcionarios?”. “Sí” le contesté, a

  • Gracias a una buena amiga, Yanira Navarro, he podido disfrutar de esta vibrante ponencia de Benjamin Zander en TED. Si hay una frase que destacaría de su ponencia, aparte de la energía y pasión que transmite, es la referente a lo que realmente un director de orquesta debe hacer: " ... el director de una orquesta, no produce ningún sonido. Su poder depende de su habilidad de hacer poderosas a otras personas.... ... Me di cuenta de que mi trabajo era despertar posibilidades en otras personas... ... ¿Y saben cómo se descubre? Si los ojos de las otras personas están brillando... ... Si los ojos no están brillando, tienes que hacerte una pregunta: ¿Quién estoy siendo, que los ojos de mis músicos no están brillando?..." ¿Acaso esto no debería ser la característica de un

  • PIB o FIB

    Esta es la historia de dos desconocidos, o al menos así parece. Hay algunas personas que sí han sabido integrarlos de una forma equilibrada. Pero en general y observando al mundo, parece que se repelen entre sí. ¿Quiénes son? Usted seguro que conoce al primero. PIB es lo que nuestros economistas han llamado el Producto Interior Bruto. Aquellos que son muy amigos de él, buscan que crezca de manera constante, sea como sea, aunque en muchas ocasiones generen grandes desequilibrios que hipotecan nuestro futuro. Es algo voraz, y se caracteriza por el miedo, porque ¿qué va a suceder si hay otra persona, región o nación que tiene más que la mía? Pues que hará lo que yo haría en su lugar: abusar de esa posición para seguir teniendo más y más. Por otro lado está nuestra tan desead

  • “El que paga con cacahuetes, se rodea de monos” ¿Qué nos dice esta curiosa frase? Cuando uno habla con empresarios, gerentes o directores de empresas, a todos se les llena la boca afirmando que el “capital humano” es lo más importante en las empresas. Sin embargo, los hechos demuestran que hay una gran incoherencia. Unas veces el salario “económico” y otras el salario “emocional” (o ambas a la vez) hacen que en las empresas haya “monos” o la gente actúe como “monos”. Si queremos atraer y mantener el talento, es decir a las personas capacitadas e implicadas, eso hay que pagarlo. Y existen varias formas de hacerlo. Una es la económica. A veces se racanea un aumento de salario, que más que la cantidad, lo que importa realmente es el reconocimiento de esa valía

  • A continuación, y dentro de la sección "Diálogos Intergeneracionales", podremos leer la reflexión de Jaime López Feo ante la pregunta que cierto día le hice: ¿Qué tipo de jefe te gustaría tener? "En cierto modo creo que el jefe ideal sería un “jefe-entrenador”: Un buen jefe debe intentar sacar lo máximo de ti, pero además tiene que enseñarte, aportar experiencia y know-how. Personalmente, mi jefe ideal tendría que dejar que luchara por mi mismo. Que pudiera promocionarme y avanzar haciendo lo que me gusta. Poder equivocarme y decidir. Llevar a cabo iniciativas... Un jefe que confiara en mi y que escuchara mis propuestas, permitiéndome correr riesgos. Tendría también que apreciar mi trabajo correctamente, y saber reconocer mis logros a la vez que también es capaz d

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *