Existe el futuro: la SOCIEDAD DEL DIAMANTE y EL QUINTO PODER

Existe el futuro: la SOCIEDAD DEL DIAMANTE y EL QUINTO PODER

Nos preguntamos todos cómo vamos a cambiar esta sociedad en donde unos pocos tienen un gran poder para dirigirnos. Se podría decir que no haría falta cambiar nada, siempre y cuando esos pocos se caracterizaran por su alta preparación, inteligencia, conocimiento y sobre todo por su servicio a la comunidad. Pero no es así.

Estamos llegando a unos niveles de incompetencia, corrupción, enfrentamiento y estupidez social que han producido y seguirán produciendo injusticias, desánimo y crisis. ¿Son válidos nuestros dirigentes? ¿Qué filtros han pasado para merecer el privilegio de dirigir?

Normalmente el gran valor es saber medrar y trabajar para destruir a sus contrincantes. Poco de formarse, construir, tender puentes, dialogar, etc. Es la guerra del poder.

Pero habría que decir que no es culpa de ellos. El sistema está así establecido y por el camino va filtrando quién puede jugar esa “liga”.

¿Pero qué sucede con los demás? ¿qué sucede con las “víctimas”, es decir con la sociedad? ¿cómo podemos seguir viendo a políticos, empresarios, líderes sindicales, y medios de comunicación en plena manipulación del resto?

Siempre ha habido algún que otro héroe que desde su juventud, ingenuidad o idealismo ha querido cambiar esto. Pero sin duda se lo han comido o se lo comerán por el camino. Demasiados intereses en juego. Y demasiado peligro para quien lo quiera cambiar.

¿Consecuencia? Parálisis y colapso. Lo único que existe es la queja continua y un castigo cada cuatro años, tras ese mismo periodo de dictadura de incompetencia,  enfrentamiento y egoísmo.

¿Podemos cambiar algo? Creo que actualmente se están generando las herramientas para inhalar un poco de optimismo. Les cuento cómo.

Sociedad del Diamante - Graf 1 copia

Para simplificar y visualizar lo comentado (Graf. 1), podríamos decir que una gran cantidad de población (la base de la pirámide) tiene muy poca cantidad de poder. Sí, cada cuatro años vota, pero entre medias, no pinta nada. Se le adormece, manipula y distrae.

Por otro lado, una pequeña cantidad de población (el pico de la pirámide) compuesta por tres de los cuatro poderes (legislativo, ejecutivo y medios de comunicación) ostentan y ejercen únicamente para sus intereses la gran mayoría del poder. Todos vemos que no buscan el bienestar social, pues ello supone a veces tomar medidas conflictivas, generar consenso, y sobre todo elegir a los mejores para gestionar los recursos públicos. No hace falta entrar en detalle.

Como podemos ver son dos pirámides, una la de cantidad de población y otra la del poder, pero su relación es invertida.

Hasta aquí la realidad. ¿Cuál es el futuro?

El lo que me atrevería a llamar LA SOCIEDAD DEL DIAMANTE y su desarrollo se basará en el QUINTO PODER: LA RED.

¿En qué consiste dicha SOCIEDAD DEL DIAMANTE? (Graf. 2) ¿Quiénes la conforman, qué tipo de poder tendrán y cómo lo ejercerán? Ante todo hay que definir quiénes son, porque en función de este perfil se responderán las siguientes preguntas.

Sociedad del Diamante - Graf 2

Dicha “tribu” se encuentra en la parte alta de la pirámide de la cantidad de población. Es decir, es un grupo reducido.

Antes de definirlos me gustaría hacer un inciso. Está muy bien lo de las sociedades emergentes y lo de escuchar a todo el mundo y la llamada inteligencia colectiva. Pero ¿es inteligente todo lo emergente? Dicho de otra manera. ¿Qué tiene más fundamento artístico, económico y de sostenibilidad, la opinión de un prestigioso urbanista o la de cien mil o un millón de ciudadanos opinando sobre cómo debe hacerse una ciudad? El urbanista hará bien escuchándoles, pues ellos serán los usuarios, pero de ahí a que gente no formada determine las medidas económicas, fiscales o de planeamiento, hay un buen trecho. Cierto es que los formados no miran el bienestar, pero es por ello que hace falta esta sociedad del diamante.

¿Cuál es el perfil de esa “tribu” que generará la evolución?

Podríamos concretar que tendrían las siguientes características:

–       altamente formados

–       sin intereses políticos

–       colaborativos

–       conectados

–       usuarios de la Web 2.0

¿Qué buscarían? No buscan el poder. No están dispuestos a pagar el precio de la popularidad ni de la exposición pública. Pero sí buscan que las cosas funcionen: generación de riqueza, medidas sociales, educación de mayor nivel, eliminación de la cultura “o conmigo o contra mi”, largoplacistas, conscientes del equilibrio medioambiental y territorial, etc.

Pero ahí están, con el estómago revuelto ante lo que la realidad les ofrece, pero impotentes para cambiar nada.

Y es aquí donde surge el QUINTO PODER: LA RED. Hay diferentes versiones sobre este concepto, pero me conformaría con definirlo como usuarios de Internet compartiendo información de valor que influye en la realidad. ¿Sus formas? Desde convocar a una manifestación, a obligar a un Gobierno a sentarse con los líderes de Web 2.0 antes de sacar una ley. Esto era inimaginable hace unos años. O recordemos cómo a través de Twiter éramos informados sobre lo que sucedía en Irán.

Pues bien, la fuerza que da el estar conectados, se puede convertir en un poder si quienes se conectan aportan valor. Y considero que este poder tienen mayor calidad porque es inmediatamente filtrado por la comunidad que la contrasta y autoriza o desautoriza. El liderazgo en Internet es diario y no cada cuatro años (si a eso se le llama liderazgo).

¿Qué buscará ese poder? Sencillamente una cosa: que las cosas funcionen. Además no pueden hacer otra cosa debido a su atomización. Serán fuertes y tendrán influencia siempre y cuando estén todos de acuerdo. Ya no depende de un acuerdo secreto de un político o del capricho o favoritismo de un editor de periódico. Será el grupo el que sumándose uno a uno determine que la propuesta tiene valor.

¿Cómo será su influencia? (Graf 3)

Sociedad del Diamante - Graf 3

Será en dos direcciones: hacia arriba, indicando a los tres poderes (legislativo, ejecutivo y medios de comunicación) hacia donde ir o qué hacer y hacia abajo, creando conciencia y masa para que a su vez ésta ejerza presión a dichos tres poderes.

¿Qué hace falta para desarrollarlo? Pues varios elementos:

–       conocimiento e inteligencia de sus integrantes

–       búsqueda del beneficio global

–       conexión

–       y una realidad patética que convulsione y haga que la gente se ponga a trabajar en mejorar las cosas. Es la situación explicada por el “enigma del moho de fango”

“El moho de fango pasa buena parte de su vida como miles de organismos unicelulares distintos; cada uno se mueve independientemente de sus otros compañeros. Bajo las condiciones adecuadas se producirá la unión de esas células en un solo organismo mayor”

o la llamada “zona productiva de desequilibrio” desarrollada por el profesor Ronal Heifetz de la Harvard Kennedy School.

¿Cuándo se pondrá en marcha? Ya está en marcha. La pregunta es ¿cuándo te incorporarás tu?

Coments 2

  • Sr. Dutón

    19/2/2010 Responder

    Muy interesante, tuve una profesora de derecho político que decía que la sociedad no debe esperar a un líder que “les solucione las cosas”, sino que ha de ser vigilante de todo lo que haga el gestor público correspondiente, ello implica estar pendiente de lo que pasa y molestarse de lo que está a su alrededor y por tanto iría en contra del pensamiento (muy español) de “a mi déjenme tranquilo, mientras tenga trabajo, pueda descansar los domingos y ver el partido…”
    El ser vigilante de lo que ocurre supone estar al día de lo que pasa, contrastar información de varios medios de distintos colores, asociarse para varios fines y exigir que las cosas funcionen.
    Hay países como en EEUU en donde eligen al sheriff, al fiscal etc. (en algunos estados como Colorado, hablo de memoria, votan hasta los impuestos en cuanto a si han de subirse o no). En Suiza por otra parte, existe la democracia directa, el pueblo elige varias leyes por medio de referendums, leyes de ámbito menor las elige el parlamento.
    ¿Qué supone esto?
    Pues supone que la gente tendría que deshacerse de tiempo propio para dedicárselo a los demás, pero al final merecería la pena, ya que nada me aterraría más que dejar la situación tal y como está y que venga un populista a tratar de “salvarnos a todos”.
    Y dejo un ejemplo de lo que sería un ignorante en el poder:
    http://www.youtube.com/watch?gl=ES&v=jdwAmnZIa1E

    Saludos.

  • Pedro Quevedo

    2/5/2011 Responder

    Amigo Juan: Tal y como te comenté el pasado jueves, y después de leído este post, coincidimos 100%. Por cierto si tienes pública la lista ya sabes que, como te dije hace dos años, puedes contar conmigo. Saludos.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *