MI CUBO DE MOTIVACIÓN

MI CUBO DE MOTIVACIÓN

cubo motivacion

Si le pidieran que puntuara entre cero y cien el nivel de motivación en su trabajo ¿qué puntuación se pondría? ¿cuarenta? ¿cincuenta? o ¿un sesenta por ciento? ¿Y qué sucede con el resto? ¿dónde está? ¿dónde se perdió?

Seguramente cada uno de nosotros empezó inicialmente en su trabajo con un cien por cien de motivación: caras nuevas, trabajo nuevo, retos nuevos. Estábamos ilusionados, implicados y era una oportunidad de realizarnos o al menos de desarrollar nuestro conocimiento y habilidades.

Pero curiosamente cuando pregunto en diferentes cursos y seminarios por el “cubo de la motivación” y lo lleno o vacío que está, es muy raro encontrar a personas que superen el sesenta por ciento, siendo la media un treinta por ciento. Y aquí viene la reflexión. ¿Por qué nuestro “cubo de motivación” se va vaciando con el tiempo?

Me atrevería a proponer dos posibles respuestas.

Una razón es porque alguien o algo lo está agujereando: mala organización, órdenes sin sentido, falta de un proyecto, mal sueldo, injusticias, conflictos entre compañeros, un mal jefe, no sentirse escuchado o simplemente una rutina que va haciendo que nuestra motivación se filtre por entre los agujeros. Hay que decir que los mismo puede suceder en cualquier relación interpersonal (pareja, familia o amigos). Una mala contestación, el chantaje psicológico, una mentira, etc., pueden hacer que la ilusión desaparezca por entre el agujero recién producido. Y así poco a poco, o de sopetón, nuestra energía y nuestra motivación va disminuyendo.

Pero hay otra razón más para que el cubo se vacíe. No hay nadie ni nada que lo llene. A veces un reconocimiento, un gesto cariñoso, un detalle que nos llene como personas o profesionales, hace que esa motivación crezca y llegue a compensar la evaporación de todos los días o incluso algún que otro “agujero”.

¿Cómo se podría llenar nuestro cubo? ¿Quién o qué podría rellenarlo? Un gesto de madurez y libertad es que nosotros mismos encontráramos en la actividad que hacemos la fuente de motivación, pero somos seres sociales y siempre será de agradecer, primero, que nadie nos esté “agujereando” y segundo, que nos llenen nuestra ilusión por lo que hacemos.

Por lo tanto, descubramos qué o quién nos agujerea nuestro cubo, tomemos medidas para que no continúen, y rodeémonos de personas o actividades que nos lo llenen.

Sólo así, estaremos felices y vitales para disfrutar y dar lo mejor a otros.

Coments 4

  • Rafael Delclós

    25/1/2010 Responder

    Eres único para explicar de forma gráfica y sencilla.
    Añadiría a esta genial idea un hecho que se produce continuamente aplicado a tu cubo de la motivación, y es que desgraciadamente las soluciones que adoptamos a la motivación son parciales y cortoplacistas, es decir “parcheamos” esos agujeros del cubo.
    Y esos parches no son arreglos definitivos, y mientras tanto el cubo tiene más agujeros; unos sin parchear y otros parcheados con fecha de caducidad …
    Rafa Delclós

  • Juan Ferrer

    26/1/2010 Responder

    Muy cierto Rafael.

    La gente en general aplica parches, unas veces por no saber decirse a sí mismos un “sí, quiero esto” y otras por no saber decir un “no” ante lo que sucede. Pero ahí tocamos la valentía y honestidad con uno mismo para cuidar su “cubo”. Tal vez si nos hicieran ver que existe otra forma de vivir o trabajar, se animarían a dar ese paso.
    Un abrazo

  • ana

    7/2/2010 Responder

    Hay personas que la motivación supera al cubo-el motivo:es la ilusión de hacer-de dar-de crear-de sentirte bien.es verdad que hay personajes que intentan agujerear la motivación(chupadores de energia)envidiosos de las ideas creativas,de personas alegres que viven con ilusión –
    Querido amigo:da detalles al intento- no importa el quién o el qué. a los personajes chupadores de energia lo que quieren es matar tus neuronas- mi cubo de motivación está siempre alto-muy alto-que fluyan las neuronas el mejor estado es cuando estas conectan con otras y dejo al chupador de energia caos-la felicidad mi querido juan-está en los intentos y a los intentos detalles y cuando hay detalles vibras de energia. espero que tu cubo este lleno.

  • M. Caballero

    7/3/2010 Responder

    Me gusta muchísimo esta reflexión.
    Cuánto tiempo perdido en quejarnos simplemente rodeando nuestro cubo pudiendo tomar medidas y elegir los acompañantes adecuados para nuestro camino, el que nosotros elegimos.
    La gran mayoría de las veces tenemos las herramientas pero necesitamos que alguien nos las recuerde para que el día a día cambie de color y sea un día con ilusión.
    Gracias

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *