EL CEREBRO DE LOS PADRES

EL CEREBRO DE LOS PADRES

cerebro padreHay cosas que parecen que bajan del cielo, como que las aprendemos por iluminación divina, sin que hayamos sido instruidos para ello. Una de ellas es el hecho de ser padre/madre.

Es fácil tener hijos, pero saber educarlos, poner los cimientos de unos buenos valores y actitudes o no castrar su potencial ni crearle traumas ni falta de autoestima, hace pensar que no es una tarea fácil. Sin embargo, cuando se traen al mundo, nadie se forma para ello, ni antes ni durante ese proceso de educación.

Pensando en ello, se me ha ocurrido que el cerebro de estos “entrenadores” llamados padres, debería estar dividido en cuatro compartimentos.

Un primer 30% debería ser dedicado a la “seducción”. Ello supone pensar en cómo plantear las obligaciones o las tareas de tal manera que no lo perciban como una imposición y generen la respuesta automática de queja y lamento. También significa saber retarles descubriendo ese interruptor (ya sea competitivo o afectivo) para que hagan lo que deben de hacer.

Hay otro 30% del cerebro que debería entrenarse para la “negociación”. Casi desde la incubadora están negociando. Y lo más increíble es que inicialmente no forma parte de un proceso consciente, sino que es inconsciente llegando incluso a somatizarlo y caer enfermos con tal de conseguir sus objetivos. Ante semejante inteligencia negociadora, debemos buscar aquellos objetos de valor (juegos, PSP, PlayStation, etc.) o ritos (premios, viajes, etc.) que nos permita poder negociar con ellos. De otra manera estamos perdidos.

Un tercer 30% debería estar especializado en “hacer respetar nuestra autoridad”. Y es esto lo que generalmente menos se desarrolla debido a un cierto complejo cultural y social. Por evitar un lloriqueo o una pelea, por no querer “traumatizarles” (¡oh Dios mío! ¡qué gran engaño!) o por ganárselo cuando hay un divorcio entre medias, no se sabe decir un “no” firme, y es cuando entonces se convierten en pequeños dictadores. Y cuando crezcan, no duden que seguirán con semejante actitud. Es por ello que la autoridad, el aplicar el principio “acción – consecuencia”, debe ser un criterio en su educación.

¿Y qué sucede con el 10% restante? Éste es el que deberíamos dedicar a discernir cuándo utilizar los otros tres. No nacemos aprendidos. Nadie nos ha formado ni entrenado para educar. Pero ello no quita para que seamos lo suficientemente humildes para ponernos a aprender y evitar que los hijos se conviertan en dictadores o generen actitudes que a la larga vayan en contra de ellos mismos.

Y tras releer el artículo me pregunto, ¿acaso no vale esto también con todas nuestras relaciones familiares, profesionales y afectivas?

Coments 6

  • Yeray

    9/11/2009 Responder

    Muy interesante, salvo por la frase que dices al principio, y es que la mayoría de los lectores de este blog seguro que rondan una edad en la que la afirmación de “tener hijos es facil” no es cierta. La tardía incorporación al mundo laboral de los españoles, así como la tardía independencia económica, postergan la decisión de tener hijos a edades en las que la naturaleza ya no funciona como nos gustaría…

  • Sofia

    13/11/2009 Responder

    buenas! Creoq ue el objetivo de ecsribir … “es facil tener hijos”.. implica… biológicamente es facil.. pero lo que significa un hijo, el criar a un hijo no… como escribe el autor.. y como sugiere en el final… vale para cada una de las relaciones que tenemos… Es fácil tener un asistente? si, solo s elo contrata y ya…. ahora es facil educarlo, generar en él una evolución profesional.. no? Se necesita tiempo y dedicación. Muchas veces es más facil para uno hacer las cosas que ensenarle a otro a hacerlas…. pero debemos invertir nuetsro tiempo y conocimiento en ensenar… para que el día de manana esa persona (sin importar en qué ambito se desempene)… pueda valerse por sí misma.

  • Miscellaneous

    17/11/2009 Responder

    ¡Que alguien me explique! ¿Hay escuelas de padres…?
    Negociar, seducir, discernir…Todo esto, lo sabían nuestros padres? Pues claro que sí, y quiero pensarlo así.
    Te falta una cosa muy importante, el amor y el cariño que unos padres ponen en la educación de sus hijos…Esa es el principal motor.

  • Juan Ferrer

    17/11/2009 Responder

    Respecto al comentario de que el amor y el cariño que unos padres ponen en sus hijos, y que eso es el principal motor, obviamente lo doy por hecho. Pero me pregunto, ¿acaso no hay amor y cariño en esos padres cuyos hijos han sido unos delincuentes, o son unos malcriados, o no tienen valores o andan con algún trauma o defensa psicológica desde pequeño? Creo que el amor sin inteligencia en su aplicación se queda corto. Muchos padres en base al amor, permiten y perdonan todos a sus hijos, porque “pobrecito, podría tener un trauma”. Conozco un chico que me dijo, “no tengo memoria del éxito… porque nunca me han hecho esforzarme”. ¿No lo quieren sus padres? No dudo de que sí, pero creo que ahí ha faltado “algo” para forjar una persona madura y con las herramientas para afrontar el futuro.

  • Anónimo

    8/12/2009 Responder

    Muy cierto! Educar no es una tarea fácil, y se aprende día tras día, y no esta mal esta organización que expone, hace percibir que educar es posiblemente más fácil de lo que uno cree. Y yo veo que el papel mas importante esta en los 10% restantes, y con ellos no solo discerniremos cuándo utilizar los otros tres, sino también con que porcentaje lo haremos, 10, 20, 30 o 40%!
    Permítanme dejar este enlace muy interesante y agradable, que describe esta relación entre padres e hijos a través de los ojos del filosofo Gibran Khalil Gibran de su libro “El Profeta”:
    http://www.youtube.com/watch?v=AK-v8Z8AKqQ
    Que lo disfruten!

  • Rayco

    9/12/2009 Responder

    Mi gran terapeuta Woody Allen decia que en este mundo tenemos que tener permiso para conducir, permiso para pescar, permiso para todo….pero no hay que sacarse un permiso para ser padres…???
    Y desde luego que la inteligencia forma parte importante en la praxis de ser padres.
    Hace unos dias me comentaba una amiga maestra de primaria con casa de veraneo en el sur de la isla, que sus vecinos este verano ( de “burgalo”) son una familia capitalina que tienen varios hijos. Uno de ellos es alumno suyo, pasaron 2 meses a todo trapo en cuestion de regalos ( llego incluso una consola de ragalo, imagino para hipnotizarlos) y cenas, asados, etc etc….
    Pero que en Septiembre esos mismos padres fueron a su tutoria a decirle que no tenian para los libros de los niños, que habia que ayudarlos si o si…
    Se puede extrangular a unos padres???

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *