Archive

  • Como gran seguidor de los encuentros TED (ideas worth spreading), comenzaremos una serie de posts en donde comparta aquellas intervenciones que por cualquier razón (vanguardistas, entretenidas, concienciadoras,etc.) sean de interés. En este caso, tenemos al Primer Ministro de Gran Bretaña, Gordon Brown, el cual nos habla sobre la capacidad que tenemos para organizarnos y tomar acción colectiva para enfrentar problemas o injusticias. Algunos de los ejemplos que citan son: - En 2001 en Filipinas con el Presidente Estrada en el poder, un millón de personas enviaron mensajes sobre la corrupción del régimen, que con el tiempo cayó. - En Zimbawe, la primera elección bajo Robert Mugabe la gente pudo tomar fotos desde sus móviles de lo que estaba ocurriendo en los puestos electorales,

  • Impactante video sobre cómo en nuestro cerebro nos meten desde pequeños y luego nosotros permitimos (y quiero resaltar esto de "permitimos") estándares de belleza o de éxito. Siempre he creído que en alguna gran ciudad europea o americana, hay unos tipos divirtiéndose pensando en qué es lo próximo que van a hacer que la gente imite. "¿Por qué no hacer que se pongan los pelos con la punta rosada?" o "¿y si les hacemos comprar todos los juguetes relacionados con dinosaurios?" Y entonces se pone en marcha una maquinaria salvaje para que todos hagan lo que ellos han pensado. Buscan iconos como Beckham, Ronaldo, Britney Spears o cualquier otro, y jóvenes y mayores van como ovejas a comprar lo último que las marcas dictan. Quien sea padre o madre, tiene la responsabilidad de crear

  • Recientemente falleció un familiar de un amigo mío. Éste llevaba un tiempo deprimido, apesadumbrado y desanimado ante la realidad personal que vivía. Pero la muerte de ese ser querido le hizo “despertar” a otra realidad. Según me cuenta, ha sido consciente de qué cosas son importantes en la vida y cuáles no. Del tiempo que ha estado sin decir un te quiero o un te echo de menos a quien se fue. De plantearse qué tipo de vida está llevando y qué ambiciones tiene que le han hecho no ver el valor de muchas cosas. De la ceguera ante ciertas preocupaciones de gente cercana que por tiempo o prioridades no ha sabido escuchar. En fin, que dicho fallecimiento ha supuesto un shock, tanto por lo que la muerte en sí significa, como por haber hecho de espejo sobre el tipo de vida o valor

  • Hay cosas que parecen que bajan del cielo, como que las aprendemos por iluminación divina, sin que hayamos sido instruidos para ello. Una de ellas es el hecho de ser padre/madre. Es fácil tener hijos, pero saber educarlos, poner los cimientos de unos buenos valores y actitudes o no castrar su potencial ni crearle traumas ni falta de autoestima, hace pensar que no es una tarea fácil. Sin embargo, cuando se traen al mundo, nadie se forma para ello, ni antes ni durante ese proceso de educación. Pensando en ello, se me ha ocurrido que el cerebro de estos “entrenadores” llamados padres, debería estar dividido en cuatro compartimentos. Un primer 30% debería ser dedicado a la “seducción”. Ello supone pensar en cómo plantear las obligaciones o las tareas de tal manera que no lo

  • ¿Cuánto tiempo pasamos quejándonos? ¿Cuántas discusiones son acerca de lo mal que está el mundo en general, y más nuestro propio micro mundo? Desde hace un tiempo me he negado a escuchar conversaciones terapéuticas, ésas que son un río de lamentos sobre política, educación, valores, etc. En cuanto mi sentido auditivo escucha más de dos quejas seguidas, automáticamente intervengo y propongo: “Oye ¿por qué no hablamos de propuestas de cómo mejorar todo ello?”. Y es divertido ver la cara de la gente como diciendo: “¡Pero si no se puede hacer nada!”. Tal vez la pregunta esté mal hecha. Debería ser más concreta, como por ejemplo: “Y en tu pequeño mundo ¿qué podrías hacer para cambiar algo?”. Posiblemente el gran argumento es que no hay tiempo, que el

  • Hay tres frases que siempre he pensado que tenían mucha sabiduría escondida, y más en los tiempos actuales. “Estamos perdidos capitán”, “No te preocupes. Sólo así encontraremos nuevos caminos”. Dicho diálogo pertenece a uno de los capítulos de la saga “Los Piratas del Caribe” y viene a ilustrar la parálisis mental de quien ha visto cómo su entorno ha cambiado y considera que ello supone estar perdido. Pero desde otro punto de vista, también refleja el positivismo, la curiosidad y la fuerza de quien lo ve como un reto, como una nueva aventura. ¿Cuánta gente ante los cambios se desconcierta, se asusta y se paraliza? Y es en esos momentos donde surgen los verdaderos líderes, aquellos que guían y contaminan de positivismo la búsqueda de un nuevo reto, de una nueva

  • ¿Han oído ustedes a alguna persona que estando en los albores de la muerte haya dicho “debería haber pasado más tiempo en la oficina”? Lo dudo mucho. Tal vez si le preguntaran qué le ha impedido disfrutar más la vida, la respuesta más común sería el “el día a día”. Esta frase, la del “… es que el día a día me come el tiempo” se ha convertido en la gran sintetizadora de nuestro estilo de vida ¿Cuántas cosas no podemos hacer por el “día a día”? Seguramente entre ellas estará el relajarnos, pasar tiempo con los seres queridos, sentarnos con nuestro equipo a reconocerles el trabajo o a entender el porqué de una mala reacción, mandar un recuerdo a un buen amigo o amiga que tengo olvidado u olvidada. En fin, muchas cosas. Pero aquí viene la pregunta que n

  • Hace unos días tuve ocasión de visitar la Obra Social de Acogida y Desarrollo. Aquella visita fue un bofetón a la creencias de mis carencias. El ver otra realidad (porque ¡aquello es real!) en donde había personas con unas carencias importantes (de hogar, de comida, de un lugar para dormir y sobre todo de gente que les quisiera) me hizo replantearme varias cuestiones. En primer lugar, vivimos en una burbuja totalmente desconectada de otras burbujas. El problema surge cuando esta desconexión no nos hace consciente (o no queremos verlo) de lo que sucede a nuestro alrededor, de las necesidades que hay fuera de nuestro entorno. Tal vez esto no tenga importancia pues “si yo estoy bien, ¿para qué mirar a otro sitio?”. La cuestión es que el principio que nos tiene adormecidos es el

  • "A veces hay que correr mucho para estar en el mismo sitio... y correr el doble si se quiere avanzar" Alicia en el País de las Maravillas Estimados amigos Como verán ha cambiado el formato del blog. Un clásico en los tiempos actuales es el cambio continuo. De ahí que haya sido necesario mejorar y potenciar el proyecto que comenzó hace ya casi un año. Estamos en el "tren de las tecnologías", de las transformaciones y hay tres formas de vivirlo: 1.- verlo pasar y pensar que cogerlo es muy difícil y costoso (actualizarse, aprender, echarle horas, etc.) 2.- subirse y hacer un esfuerzo de ponerse al día en todas las herramientas de la web 2.0 y utilizar aquellas que personal o profesionalmente nos puedan enriquecer 3.- subirse al tren e intentar estar en la "sala de máquin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *